Categories: Del escritorio del pastor, Humanidad, Iglesia

Reflecciones de la Belleza

Reflecciones de la Belleza

He estado leyendo mucho últimamente sobre lo trascendental… las 3 cualidades esenciales que los seres humanos desean y buscan.  Son belleza, verdad y bondad.  Algunas personas añaden un cuarto, la justicia.  Los filósofos han estado pensando en esto durante siglos, y creo que es muy importante que la gente de hoy también pensemos en estas preguntas.  Son un poco complicados, pero creo que vale la pena la pena analizarlas un poco.  Hoy quiero hacer hincapié en la belleza.  ¡Algunas personas han escrito que la belleza es la escalera a los otros… así que aquí vamos!

En una clásica visión de la belleza, un objeto nos parece hermoso porque nos atrae y hay algo que reconocemos en la cosa misma.  Si es un hermoso jarrón, algo sobre el jarrón nos llama la atención. Es una combinación del tamaño y la forma y la simetría y el color… al final se ve hermoso.  Algunos de nuestros juicios sobre la belleza varían de cultura a cultura y de persona a persona, pero en una visión clásica la belleza está en la cosa misma.

En la vista moderna, la belleza no está en la cosa en sí.  Está dentro de la persona que mira el objeto.  Una manera de decir esto es que “la belleza está en el ojo del espectador”.  Algo que podría encontrar hermosa otra persona encontraría fea, o tal vez simplemente sin chiste.  Está bien, porque cada persona juzga por sí misma lo que es hermoso.  De alguna u otra manera una cosa hermosa me atrae, y no tiene que gustarle a nadie más. Depende totalmente de mí.

Hay un pequeño problema con esta vista moderna de la belleza.  Para desenvolver el problema es útil pensar en algo más básico que belleza. ¿Y el color?  Si nos fijamos en una hoja, se puede ver que la hoja es verde. Pero, ¿es realmente?  ¿Dónde está exactamente el “verde” de la hoja? Lo que percibes como verde es realmente tu interpretación de una frecuencia de ondas de luz, rebotando de la hoja y entrando en tu ojo, luego siendo cambiado en impulsos eléctricos que tu cerebro se traduce en la percepción de “verde”.  Pero, ¿y si eres daltónico?  Entonces la hoja es gris.  Entonces, ¿es verde, en realidad, o es el color dentro de cada persona que mira la hoja?  La mayoría de la gente diría que la hoja es verde, y que el verdor está en la hoja. Podrían decir, “Su sentido común”.  El hecho de que alguien daltónico no vea la hoja verde no significa que la hoja no sea verde… es un error de percepción por parte de la persona daltónica.

¿Y qué hay del próximo trascendental?  ¿Qué hay de la verdad?  ¿Hay una verdad objetiva por ahí, o hay mi verdad, y tu verdad, y la verdad de otra persona, y cada una podría ser diferente?  En el punto de vista clásico, hay una verdad objetiva… en la vista moderna no hay.  Ahora las cosas se complican un poco… o tal vez no.  Somos católicos, y somos cristianos.  Y hay alguien que hizo la afirmación de ser el Camino y la Verdad, y la Vida.  ¡Y Jesús es el mismo ayer, hoy y siempre!

Para los católicos, la verdad es estable… nuestros esfuerzos para entender la verdad son mejores o peores… nos acercamos a lo que es realmente cierto (o más lejos de la verdad), pero la verdad está ahí.  Y la belleza está ahí, y la bondad, también.  Estas son cosas  de las que tenemos una mejor comprensión, o peor comprensión.  Pero están objetivamente ahí fuera, lo que realmente tenemos que hacer es abrir nuestros ojos y oídos y corazones y tratar de entender.